Cómo Aumentar Tu Energía y Vitalidad II


Un combustible celular: Ribosa

La salud comienza en la célula. Nuestro estado de salud en un momento dado depende en gran medida de la producción de energía de las mitocondrias, o “fábricas de energía” dentro de la célula. A nivel celular, la producción de energía es mediante un proceso denominado respiración celular.

En cada una de nuestras células, las mitocondrias producen la energía necesaria para que la célula pueda llevar a cabo sus funciones. Una mejor producción de energía celular se traduce en mejores niveles de energía para nuestro cuerpo.

El trifosfato de adenosina (ATP) es la energía del cuerpo. Nos permite tener el combustible para todo, desde la fuerza muscular y los latidos del corazón para darle fuerza cerebral. Mientras más ATP producimos, más vitalidad tenemos. Por lo tanto asegurar una mejor producción de ATP es una manera de asegurar mejores niveles de energía disponible y por lo tanto un más fuerte y mejor estado de salud.

Nutrientes claves y nutrientes cofactores juegan un papel fundamental en nuestra capacidad de suministro de energía óptimo, uno de estos importantes nutrientes es la ribosa.

La ribosa (a menudo aparece como la d-ribosa, en las etiquetas de los suplementos) es un azúcar simple de cinco carbonos que es producida por todas las células. Es un compuesto de estructura necesarios para la producción de nuestro material genético, el ARN y el ADN, y es un componente básico de la ATP. Sin ribosa, es imposible que nuestras células puedan producir energía.

Por desgracia, la ribosa puede llegar a reducirse durante el esfuerzo físico, o por enfermedad. Una vez que se ha agotado la ribosa en la célula, el ATP no se producirá y la célula no tendrá reserva de energía suficiente para llevar a cabo sus actividades. Con niveles subóptimos de la ribosa, podemos sufrir fatiga considerable y la incapacidad para recuperarse de un esfuerzo.

La suplementación con ribosa ha demostrado que ayuda a reponer las reservas corporales y apoya mejor a los niveles de energía en personas que tienen condiciones crónicas. En un estudio, los pacientes con insuficiencia cardíaca que tomaron ribosa fueron capaces de utilizar el oxígeno de manera más eficiente y experimentaron mejoras en la función cardíaca. Pacientes con fibromialgia y fatiga crónica también experimentan una elevación en los niveles de energía después de tomar los suplementos de ribosa.

La suplementación con ribosa también ha demostrado que beneficia a las personas sanas que buscan un impulso de energía. En otro estudio, los atletas de alta intensidad que tomaron ribosa suplementada tuvieron un tiempo de recuperación mucho más corto, después del ejercicio, que los atletas que no tomaron ribosa.

BREAKTHROUGH con Carlos Correa Coaching

Tu Mentor en Salud y Bienestar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: