Las 6 Mentiras Más Grandes Sobre Alimentos


Mito 1: Los huevos son malos para el corazón.

La Verdad: Los huevos no contienen una cantidad considerable de colesterol en sus yemas, cerca de 211 mg por huevo. Y sí, el colesterol es la materia grasa en la sangre que contribuye a la obstrucción de las arterias y ataques cardíacos. Pero etiquetar los huevos como “malos para el corazón” es conectar mal los puntos, dicen los expertos. “Los estudios epidemiológicos muestran que la mayoría de las personas sanas pueden comer un huevo al día sin problemas”, dice Penny Kris-Etherton, Ph.D., RD, profesora distinguida de nutrición de la Universidad de Penn State. Para la mayoría de nosotros el colesterol que comemos no tiene un gran impacto en la produccion de nuestro colesterol en la sangre, el cuerpo simplemente compensa por si mismo la fabricación de menos colesterol.. Las grasas saturadas y grasas trans tienen un impacto mucho mayor en el aumento de colesterol en la sangre. Y un huevo grande contiene sólo 2 gramos de grasas saturadas y sin grasas trans. La Asociación Americana del Corazón recomienda limitar la ingesta de colesterol a menos de 300 mg al día, menos de 200 mg si tu tienes un historial de problemas cardíacos o diabetes, o eres mayor de 55 (mujeres) y 45 (hombres). “Eso equivale a menos de un huevo al día para esta población, como mucho dos huevos en el transcurso de la semana”, comenta Kris-Etherton.

Mito 2: Alta concentración de fructuosa, el jarabe de maíz (HFCS) es peor para ti que el azúcar.

La Verdad: La idea de que el jarabe de maíz alto en fructuosa es más perjudicial para la salud que el azúcar es “uno de los mitos urbanos que suena bien, pero están definitivamente equivocados”, según el Centro para la Ciencia e Interés Público, un grupo de defensa de la salud. La composición del jarabe de maíz alto en fructuosa es casi idéntico al azúcar de mesa o sacarosa (55 por ciento de fructuosa y 45 por ciento de glucosa y 50:50, respectivamente). (para mi ambos son malos). El Jarabe de maíz es la viva imagen de la sacarosa. Los estudios demuestran que el Jarabe de maíz y la sacarosa tienen efectos muy similares en los niveles sanguíneos de insulina, la glucosa, los triglicéridos y las hormonas de la saciedad. En resumen, parece que no hay peor, pero tampoco mejor que la sacarosa o azúcar de mesa. Esta controversia, dicen los investigadores, es que nos distraen de la cuestión más importante: estamos comiendo demasiado de todo tipo de azúcares, fructuosa y sacarosa de la miel y la melaza. La Asociación Americana del Corazón ha recomendado recientemente que las mujeres no consuman más de 100 calorías al día en azúcares añadidos [6 cucharaditas], los hombres, 150 calorías [9 cucharaditas].

Mito 3: Una dieta de alimentos crudos provee enzimas que son esenciales para la digestión sana.

La Verdad: “Los alimentos crudos no son procesados de modo que nada se les quita, pero no obtienes los nutrientes que se pierden después de cocinarlos”, dice Brenda Davis. Pero la afirmación de algunos defensores del alimento crudo que dicen que comerlos estimula la digestión mediante la conservación “vital” de enzimas de las plantas, Davis explica, simplemente no se sostiene. Ya que “Esas enzimas se hacen para la supervivencia de las plantas;. Para la salud humana, no son esenciales” ¿Qué pasa con los que dicen que nuestros cuerpos tienen una oferta limitada de vida por las enzimas y que al comer más alimentos con enzimas intactas, vamos a ser capaces de evitar a que nuestros cuerpos se agoten por su abastecimiento? “La realidad es que no tienen un número finito de enzimas, y continuarán alli, siempre y cuando tu vivas,” dice Davis. Las enzimas son tan vitales para la vida, que “el cuerpo humano es bastante eficiente en producirlas.”

Mito 4: El cuerpo no puede utilizar la proteína de frijol a menos que se coma con arroz.

La Verdad: Las proteínas que nuestro cuerpo necesita para hacer de todo, desde crear el nuevo músculo a las hormonas, se componen de diferentes combinaciones de 20 aminoácidos. La cosa es que nuestro cuerpo puede producir sólo 11 de estos aminoácidos; los otros nueve debemos obtenerlos de los alimentos. Alimentos ricos en proteína animal, (yo recomiendo carnes blancas) basados en huevos, la carne proporcionan los nueve de estos “esenciales” aminoácidos, casi todos los alimentos vegetales son bajos en al menos uno. Los expertos solían decir que para obtener lo que su cuerpo necesita para producir proteínas, debe ser de un par de alimentos de origen vegetal con series de aminoácidos complementarios como arroz y frijoles. Ahora no tienen porque comer los alimentos en la misma comida. “Si tu recibes una variedad de alimentos durante todo el día, todos van en la” cesta “de aminoácidos que están disponibles para que el cuerpo los use”, dice Winston J. Craig, Ph.D., RD, presidenta del departamento de nutrición en la Universidad Andrews en Michigan Berrien Springs,.

Mito 5: Microondas versus nutrientes.

La Verdad: Esto es un pensamiento equivocado, dice Carol Byrd-Bredbenner, Ph.D., RD, profesora de nutrición en la Universidad Rutgers en New Brunswick, Nueva Jersey. Ya sea que tu estes usando un microondas, una parrilla de carbón o una estufa calentada por el sol, “Es el calor y la cantidad de tiempo que estás cocinando que afecta a las pérdidas de nutrientes, no el método de cocción”, “Mientras más tiempo y más calientes un alimento en la cocina, mayor sera la perdida de nutrientes sensibles al agua, especialmente vitamina C y tiamina [una vitamina B].” Los que cocinan los alimentos a menudo en microondas, lo hacen porque es más rápido, y esto incluso puede ayudar a reducir al mínimo la pérdida de nutrientes.

Mito 6: La radiación de microondas crea compuestos peligrosos en los alimentos.

La Verdad: La “radiación” tiene una connotacion parecida a las imágenes de las centrales nucleares, pero en realidad y simplemente se refiere a la energía que viaja en ondas y se extiende como tal, ondas de microondas, la radio ondas y las ondas de energía que percibimos de la luz, como todas, son formas visuales de radiación. Así, también, son los rayos X y rayos gamma, que no plantean ningun problema de salud. Pero es que en el microondas que cocinamos los alimentos son muchas!, si pero, muchas veces más débiles que los rayos X y rayos gamma, dice Robert Brackett, Ph.D., director del Centro Nacional de Inocuidad de los Alimentos y Tecnología en el Instituto de Tecnología de Illinois. Y los tipos de cambios que se producen en los alimentos cocinados en el microondas, son “del calor generado dentro de la comida, no de los propios hornos de microondas”, dice Brackett. Asi que “Cocinar en microondas no es realmente diferente a cualquier otro método de cocción donde se aplica calor a los alimentos.” Dicho esto, el microondas, en recipientes plásticos pueden lixiviar compuestos quimicos en los alimentos, así que ten cuidado y utiliza sólo recipientes aptos para microondas.

BREAKTHROUGH con Carlos Correa Coaching
Tu mentor en Salud y Bienestar

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: