4 Soluciones Para Cuando Te Falle Tu Dieta


Las dietas raramente funcionan la primera vez… y hay una razón de peso, los programas que hay para pérdida de peso y los productos son una industria  de miles de millones de dólares!

Hoy nos centraremos en las cuatro razones más comunes que hacen que te desanimes y que tus planes fallen y, mejor aún, los trucos simples para ponerte de nuevo en la vía rápida para perder esos kilos obstinados y para siempre.

Estas soluciones que usamos en nuestros programas te ayudarán muchísimo en tu dieta, asi que aplícalos para que puedas volver a adelgazar, además te ahorrarás un montón de dinero, saltarte aparatos “efectistas” y alimentos que no debes quitar de tu dieta, y ver los resultados que deseas.

EL IMPEDIMENTO 1: “Me muero de hambre todo el tiempo.”
No como tu mamá quisiera, pero ¿estás comiendo lo suficiente? Una dieta diaria de menos de 1.400 calorías no aportan nutrientes suficientes para mantenerte satisfecha y alimentada a la vez.

LA SOLUCIÓN: ¿Quién dice que hacer dieta se trata de comer menos? Aquí hay tres cosas que revisar:

1.- Calorías. Hasta  1.600 al día si estás tratando de perder, 2.000 si estas en mantenimiento.

2. Cuánto y Cuándo. Tener tres comidas al día, más dos refrigerios, como me lo ensenaron los Medicos, del Centro de Nutrición Humana de UCLA. Comer cada tres o cuatro horas mantiene constante los nieveles de azúcar en la sangre, controla mejor los antojos y el mal humor, y evitas llegar con tanta hambre a la siguiente comida.
3. Proteínas magras. Se envía una señal más fuerte al cerebro de “estoy lleno” que los carbohidratos o grasas. Objetivo de 20 gramos en las comidas (la mitad de una pechuga de pollo sin piel tiene 27 gramos.), 10 gramos de snacks (una taza de frijoles de soya paquetes de 17 grs.).

EL IMPEDIMENTO 2: “La aguja de la bascula se ha quedado atascada.”
Los estancamientos son comunes después de haber ido perdiendo peso durante seis meses, lo confirma también el Instituto Nacional de Salud . Entonces es más que claro, que tu cuerpo necesita consumir menos calorías, así que utiliza menos calorías aún para reducir tu peso.

LA SOLUCIÓN: Recorta alrededor de 200 calorías más al día. Si no empiezas a perder peso de nuevo dentro de dos semanas, el número de calorías que quitaste o parte de ellas puede no haber sido suficiente. Mantén un diario de alimentos por una semana para detectar los errores. Si das un vistazo a las cantidades, puedes descubrir que la medida de tu comida es la responsable (por ejemplo 2 cucharadas de mantequilla de maní puede crecer fácilmente a 3). También puedes intensificar tus esfuerzos de ejercicio para ayudar a mover la meta con menos calorías, y, definitivamente cambiar tu rutina: Si haces los mismos ejercicios cada vez, tu cuerpo no va a contribuir tanto a la quema de grasa muscular.

EL IMPEDIMENTO3: “Estoy ocupada, por lo que tiendo a comer mucho fuera de casa.”
Las comidas de restaurante pueden ser ultra-calóricas, sobre todo porque nadie controla si los cocineros están repartiendo porciones adecuadas de mantequilla y aceites en la preparacion de los alimentos. De hecho, la cantidad de calorías puede ser de hasta un 18 por ciento mayor que lo que está publicado en el restaurant, segun muestra un estudio de la Universidad de Tufts.

LA SOLUCIÓN: Haz una reserva anticipada para ahorrarte una espera en el bar y aumentar las calorías con los cócteles. Mantén preparado en casa vegetales cortados en trocitos para que piques mientras estas ocupada, así evitas llegar con tanta hambre al restaurant. En vez de alimentos fritos, pide que sean al vapor, consume entradas y vegetales, si de verdad anhelas algo para el postre, que sean frutas con unos pocos frutos secos.

EL IMPEDIMENTO 4: “Mi fuerza de voluntad se desvanece el fin de semana.”
Puede ser que te estas privando demasiado durante la semana, y entonces aumentas la probabilidad de llegar un poco desesperada el Sábado y Domingo.
LA SOLUCIÓN: Aproximadamente pon una 1.400 calorías placenteras a la semana en tu dieta, en lugar de pasar de un día de  50 a 250 con una sola porcion, ya que tu esfuerzo se perdería en gran parte (un vaso de 5 onzas de vino,  ¾ de taza de helado) . De esta forma, no llegarás tan tentada el viernes. Puedes probar dos o tres días de las calorías que te gustan más, pero no más que eso. Y programa un entrenamiento para la mañana siguiente.

Carlos Correa Coaching

Anuncios
Publicado en Sin categoría. Etiquetas: , , , , . Leave a Comment »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: