Ley de Atracción; Vivir con una actitud de gratitud


Crear una actitud de gratitud es uno de las medidas más fáciles que podemos tomar para mejorar nuestras vidas. La felicidad la creamos  nosotros mismos, mostrar nuestro aprecio tiene efectos de largo alcance, tanto para nosotros como para aquellos con los que entramos en contacto. El potencial de agradecimiento se disemina más allá de las personas y también aumenta de manera significativa, llegando a ser muy contagioso. Hay tantas maneras diferentes que podemos expresar una actitud de gratitud que quiero compartir algunas de ellas:

Dar “gracias”. Esta es la forma más sencilla y bien conocida para mostrar tu agradecimiento a los demás. Decir “gracias” es una gran manera de expresar tu gratitud y se puede hacer de varias formas diferentes. Se puede decir en persona, por teléfono, en una nota, o en un correo electrónico. El dar gracias a alguien, cuando menos se lo espera, puede tener resultados significativos en la elevación del espíritu. Por ejemplo, una nota al maestro de tu hijo dándole las gracias por su arduo trabajo y paciencia puede darle el impulso de la energía que necesita justo cuando más lo necesita. Nunca podrás saber qué efecto ha tenido sobre esa persona, pero tendrá un efecto y muy positivo.

Dejar de quejarse de la vida. Aunque pueda ser tan dura a veces. Recuerda que siempre hay alguien que la está pasando peor que tú. La queja constante sobre lo que está mal en tu vida te mantendrá enfocado en eso. Lo contrario también es cierto, es una auto profecía cumplida, si te centras en lo que es correcto en tu vida te mantendrá enfocado en eso. Centrarse en lo negativo te derribaré mientras que si te centras en lo positivo te levantara.

Concéntrate en lo que tienes, no en lo que no tienes. Esto está muy relacionado con el no quejarse de tu vida. Ser agradecido por lo que tienes te mantiene en un lugar positivo, mientras que centrarse en lo que no tienes te mantiene en un lugar negativo. Concentrarse en lo que tienes, independientemente de lo poco o lo mucho que pueda ser, es una gran expresión de gratitud.

El modelo de tu actitud. Modelar la actitud de la gratitud es una gran manera de contagiar a otras personas. Todos hemos escuchado la regla de oro de “tratar a los demás como quieres ser tratado”. Mostrando tu agradecimiento a los demás les demuestras que te gusta ser tratado de esa manera también. Una actitud de agradecimiento puede ser muy contagiosa!

Estar satisfecho con las cosas simples y ser conscientes de las cosas pequeñas. Ser agradecidos por las pequeñas cosas de nuestra vida es tan importante (si no más) que estar agradecido por las cosas grandes. Nuestras vidas están llenas de pequeñas cosas y todos los días podemos estar agradecidos. ¿Qué pasa con ese mejor lugar del estacionamiento que encontraste cuando ibas tarde? O un buen tiempo al aire libre? ¿Y el empleado de la tienda que salió a ayudarte? Esto puede tomar un poco de práctica, pero hay muchas pequeñas cosas durante todo el día en que podemos estar agradecidos, solo debemos tomarnos el tiempo para notarlos.

Dar a otra persona. Esta es la mejor manera de difundir tu gratitud de actitud. Hay tantas maneras diferentes de dar a otra persona. Puedes ofrecer tu tiempo para ayudar a los menos afortunados o darle tiempo a los niños con sus mentores. Las posibilidades son infinitas, pero podría hacer una gran diferencia en la vida de alguien sin que la noche lo sepa. Si a su vez esta da a otra persona, el ciclo podría continuar sin fin.

Mantén un diario de gratitud. Vamos a ser sinceros: hay días en los que es difícil encontrar algo que agradecer. Mantener un diario de gratitud puede ayudarte con eso. Hay revistas impresas por lo que sólo puedes llenar los espacios en blanco o puedes hacerlo tu mismo. Lo importante es encontrar al menos cinco cosas cada día para estar agradecido, no importa cuán grande o pequeña son esas cosas. Un diario de gratitud puede servir a dos propósitos: te ayudará para recordar de lo que estás agradecido que puede servir de inspiración en los días en que te resulta difícil encontrar algo que agradecer. Aunque siempre debes dar gracias porque estás vivo y amaneciste un día más.

Practica actos de bondad al azar. Esto puede ser una de las maneras más divertidas y gratificantes de vivir una vida de gratitud, especialmente cuando se hace de forma anónima. Sorprender a alguien con algo inesperado. Nunca puedes saber lo que significará para ellos aunque te lo puedes imaginar, pero es muy probable que le hagas su día. Como aquel día que estuvimos almorzando en Malibú con mi buen amigo el pastor Jaime Tall y algunos de los mineros chilenos rescatados, él en agradecimiento a quien nos atendió en  la mesa es día le dejó una fabulosa propina, el hombre se regresó para preguntar si estaba correcto porque no lo podía creer, no solo le hizo su día el Pastor Tall, sino que toda su semana. Trata tú de poner una nota en el almuerzo de tu hijo o llévalo a la oficina y trata de compartir. Incluso un pequeño gesto puede significar mucho para alguien.

Vivir una vida de gratitud es una de las maneras más fáciles de llevar una vida más feliz. Se necesita muy poco esfuerzo para mostrar a alguien que le aprecias, esto puede significar mucho para ellos. Hay tantas maneras de hacer que la gratitud sea una parte de nuestra vida y de difundir esa actitud hacia los demás. Haz hoy el día en que comienzas a vivir una vida de gratitud y de difundir su luz al resto del mundo!

Si te gustó este artículo compártelo con tus amigos

Carlos Correa CoachingCarlos Correa

En tu camino a una mejor calidad de vida

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: