Cómo Tomar Una Decisión Para Perder Peso


Cuando tomas una decisión entras en un poderoso proceso hacia el logro de algo. Al no tomar una decisión firme y determinante estarás flotando alrededor de los bordes de cualquier meta que quieras lograr. Demasiadas personas que quieren bajar de peso lo afrontan de una manera indecisa. Pueden decirse cosas como:

Debo tratar de perder peso,
Voy a tratar de reducir la mala alimentación,
Tal vez debería empezar a hacer ejercicio,
O mejor podría ir a un gimnasio,
Tal vez voy a tratar con una nueva dieta,
Voy a empezar en pocas semanas más,

Ninguna de las anteriores formas de comunicarse son decisiones, no son más que pensamientos fugaces o en el mejor de los casos intenciones débiles, y francamente no llegarán a ninguna parte. Tomar una decisión firme puede ser muy enriquecedor porque estás haciendo un compromiso (y hazlo por escrito). Intenta esto por ti mismo:

Dite a ti mismo “Supongo que debo perder algo de peso” y observa lo que ocurre en tu mente. Vas a encontrar que otros pensamientos se adhieren a lo que has dicho. Estos pensamientos pueden pasar a lo largo de frases como:

Va a ser muy difícil,
No tengo tiempo ahora,
Siempre me ha fallado en el pasado,
Yo no creo que tenga la suficiente fuerza de voluntad,
No puedo ser molestado por el momento.

Una vez que estos pensamientos se han agrupado, te rindes con la idea de perder peso y lo sientes como tener una patata caliente en tus manos, aunque puedes conservar el sentimiento de culpa en la parte consciente de tu mente, esta se dará por vencida fácilmente.

Ahora si te dices a ti mismo ‘voy a bajar de peso’ y lo declaras con un poco más de fuerza y ??convicción. Ahora, observa ¿De qué se da cuenta tu mente? Puedes encontrar que decirlo de esta manera hace que el pensamiento se sienta más fuerte. Los pensamientos negativos y de duda que habían anteriormente parecen más débiles, probablemente estén aún allí, pero parece más distante. Esto sucede porque cuando tomas una decisión que está dando una orden directa a tu mente, entonces tú mente tiene una instrucción específica a seguir en lugar de un pensamiento vago o a medio deseo del corazón.

El siguiente paso es escribir dos planes, el plan A que se basa en una decisión que vas a bajar de peso, y el plan B que se basa en la decisión de no bajar de peso. Tienes que escribir lo que cada plan te ofrece. Escribe tus propios planes basados ??en el ejemplo siguiente.

Plan A

Más energía,
Mejorar la salud,
Mayor confianza en mí mismo,
Tener una autoestima alta,
Sentirme y verme más atractivo,
Sentirme más feliz conmigo mismo,

Plan B

Menos Energía
Un aumento en mis problemas de salud
Una confianza baja en mi mismo
Baja autoestima
Tener una imagen pobre
Tener sentimientos de ansiedad y depresión

Haz tus listas tomándote el mayor tiempo posible y luego te imaginas como estarás en 6 meses, 1, 3, y 5 años, con el plan que decidas seguir. Imagínate cómo te verás y sentirás en el futuro con cualquier plan que elijas.

Ten en cuenta que ambos planes, como sea, son progresivos, lo que significa que ambos planes se desarrollarán y no estarán muertos. Sigue el plan A y los beneficios aumentarán. Vas a estar más enérgica, tu salud seguirá mejorando, la confianza en ti misma y la autoestima serán como una bola de nieve. El hecho es que cuanto más hagas de algo, mejor te va a llevar a esa meta y será también más fácil llegar a ella.

Si sigues un plan B no estarás en la misma posición que estás ahora. El plan B también evolucionará, tu energía continuará disminuyendo, tu salud va a empeorar y a menudo encontramos que un problema de salud lleva a otra y otra cosa peor. Tu confianza en ti misma y autoestima seguirá bajando.

En este punto tú tienes la opción de decidir cuál es el plan que quieres seguir. No tengo ningún derecho a decirte qué plan debes seguir, es tu decisión y de nadie más. Se trata de lo que realmente quieres para ti. Si decides ir con un plan B entonces no hay mucho más que puedas hacer aparte de la lectura de esta nota. Si decides ir con el plan A, ya has dado un gran paso hacia la pérdida de peso, sólo por tomar esa decisión.

Nada se hace sin algún tipo de decisión en primer lugar, el mundo se mueve en base a decisiones, las decisiones se toman y son llevadas a la acción, sólo actuando sobre algo es que lo podemos lograr.

Una vez que hayas tomado tu decisión, decide qué acciones vas a tomar para alcanzar tu meta. Averigua lo que vas a hacer y cómo vas a hacerlo. Escribe tu plan y comienza a seguirlo, decide además que te has comprometido a terminar lo que has comenzado. No te limites a sentarte, pensar en ello y esperar. Toma una decisión ya! y se feliz con ella.

Carlos Correa Coaching

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: