Bebidas Deportivas Son Una Pérdida De Dinero Y Contribuyen A La Obesidad Infantil


Durante años, a los atletas y al público en general se les ha dicho que antes del ejercicio hay que pre-hidratarse, “beber antes que de sed”, y así capacitar a tus intestinos a tolerar mucho más fluidos, del que tu cerebro piensa que necesita, para evitar los peligros de la deshidratación. Y como cada vez hay más compañías de bebidas deportivas que están lanzando sus productos al mercado “para mejorar el rendimiento” hoy con anuncios programados en los Juegos Olímpicos, una nueva y sorprendente investigación del British Medical Journal (BMJ) lanza un balde de agua fría a muchos.

Siete nuevos informes mordaces del BMJ que incluye investigar todo los vínculos financieros de la industria de bebidas deportivas con los científicos que estudian la hidratación y que los investigadores (BMJ) llaman “una sorprendente falta de pruebas y en apoyo de la inmensa mayoría por reclamos relacionados con un mejor rendimiento o recuperación.”

Los investigadores también afirman que gran parte de la ciencia detrás de las bebidas deportivas es parcial o no concluyente y que las calorías vacías de las bebidas deportivas son los principales contribuyentes a la obesidad infantil y caries dentales. La investigación concluye que la deshidratación ha sido exagerada porque la definen como una “terrible enfermedad de ejercicio,” y que los vendedores de estas bebidas han fomentado un alarmismo en el público, en lugar de basarse en una ciencia sólida e independiente.

Un comentario que acompaña las investigaciones, corresponde a la editora Deborah Cohen y dice; “Una investigación realizada por el British Medical Journal ha encontrado que las empresas que han patrocinado los científicos, han llegado a desarrollar un área de la ciencia dedicada a la hidratación,” para difundir y a menudo un miedo infundado “de los peligros de la deshidratación “.

El Colegio Americano de Medicina Deportiva aceptó una donación de $ 250,000 de Gatorade en 1992. Cuatro años más tarde, el colegio desarrolló nuevas directrices donde adoptan una “deshidratación del cero por ciento” regla que insta a los atletas a “beber todo lo tolerable”, informa Cohen. La guía se originó en una reunión de mesa redonda de 1993 con el apoyo de Gatorade, de acuerdo con el Atlantic Monthly.

En uno de los estudios de BMJ, los investigadores del Centro de Medicina Basada en Evidencias, de la Universidad de Oxford examinaron 431 anuncios con afirmaciones que dicen “para mejorar el rendimiento”, sobre 104 productos de deportes e incluyendo las bebidas deportivas. En más de la mitad de los reclamos hechos y que promovemos, los investigadores no encontraron estudios sobre los sitios web que aparecen en los anuncios para apoyar las reivindicaciones. GlaxoSmithKline era la única compañía que proporciona el British Medical Journal, con una lista de estudios que demuestren las ventajas de las bebidas para deportistas, pero la publicación identifica una serie de fallas en su metodología.

Los investigadores concluyeron que, “sólo tres (2,7%) de los estudios realizados por el equipo fueron capaz de evaluar lo que se considera alta calidad y bajo riesgo de sesgo”. En general, encontraron que el 85 por ciento de los estudios científicos citados por los fabricantes para la ayuda reclamada para mejorar el rendimiento beneficios de sus productos tienen un riesgo muy alto de sesgo (tales como la investigación patrocinada por la empresa).

Durante la primera maratón de Nueva York, en 1970, informa Cohen, “los corredores de maratón se les disuadía de beber líquidos por temor a que aminorara su velocidad.”

La investigación de BMJ sostiene que uno de los “mayores éxitos” del Instituto de Ciencias de Deporte Gatorade, establecida en 1985, era “socavar la idea de que el cuerpo tiene un mecanismo homeostático perfectamente válido para la detección y respuesta a la deshidratación, la sed.” En cambio, esto se convirtió en el mantra de que la sed es un indicador poco fiable y peligroso de la hidratación, y así entonces las ventas de las bebidas deportivas se dispararon rápidamente a una industria de $ 2 mil millones de dólares solo en los EE.UU., sin sumarles las venenosas bebidas Monster y Redbull.

BMJ analiza las pautas actuales que se usan de hidratación para los corredores de maratón y encontró que, “beber de acuerdo a los dictados de la sed a lo largo de un maratón parece conferir una desventaja importante con respecto a beber para reemplazar las pérdidas de fluidos, y no hay evidencia de que la reposición de líquidos totales sea superior a la bebida para la sed. ”

Un estudio anterior realizado por los mismos investigadores compararon a los corredores que hicieron tres sesiones de entrenamiento de dos horas, en el que habían bebido una bebida deportiva de acuerdo a la sed (alrededor de 13 oz por hora), a una moderada tasa temporizada (alrededor de 4 oz cada 15 a 20 minutos) y a una alta velocidad (alrededor de 10 oz cada 15 a 20 minutos). No hubo diferencias significativas en la temperatura corporal o el tiempo de acabado.

“La idea de que la sed llega demasiado tarde es una estratagema de marketing de la industria de bebidas deportivas”, dice Tim Noakes, MD, profesor de deporte y ciencias del ejercicio en la Universidad de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, y autor del estudio de BMJ.

British Medical Journal también informa que las compañías de bebidas deportivas Gatorade, incluyendo la escuela, tienen programas de divulgación que estimulan a los niños a beber de sus productos durante el ejercicio. La investigación también informa que los estudios, ya sea directamente financiado por la participación de autores o con vínculos financieros con la industria de la bebida deportiva diseñada para hacer afirmaciones que preocupen a los padres con tal de vender más bebidas para deportistas, como por ejemplo, “los niños son particularmente propensos a olvidar beber a menos que se les recuerde a hacerlo “.

Debido a que estas bebidas de alto contenido calórico son promovidas como parte de la aptitud, los padres y los niños con frecuencia las ven como algo mucho más saludable que otras bebidas cargadas de azúcar. La Academia Americana de Pediatría, sin embargo, advierte que el azúcar en las bebidas deportivas contribuye a la obesidad y las caries dentales en los niños.
“La forma de las bebidas deportivas que se han comercializado en los niños es asombrosa. Son casi vistas como una parte esencial cuando se trata de la participación en los deportes, cuando la mejor bebida para un niño que participa en cualquier actividad física es simplemente agua“, el Dr. Goutham Rao, director clínico del Centro de Control de Peso y Bienestar del Hospital de Niños de Pittsburgh dijo a ABC News.

Los expertos dicen que necesitan una bebida de electrolitos para reposición en la práctica de deportes, y para los niños que han estado haciendo ejercicios a alta intensidad, por la sudoración en gran medida y por lo menos 90 minutos. Y que una bebida de 8 onzas por lo general debe ser suficiente para reemplazar los líquidos perdidos.

Tú qué opinas?

Carlos Correa Coaching

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: