Come Bien Para Tu Cintura y Para Tu Cartera


Que deberia comerEn mi libro la Dieta de los 4 Pasos, me refiero más extensamente a lo que escribiré en este artículo hoy.

¿Qué debes comer?

Comer una dieta saludable no es simplemente una cuestión de saber qué comer – aunque eso es un factor importante. También se trata de saber cómo adquirir y preparar los alimentos, y por último pero no menos importante, se trata de ser capaz de pagar por alimentos más saludables. Una de las mayores barreras para una alimentación saludable es la creencia de que es caro, un tema explorado ampliamente en mi experiencia con personas con sobrepeso y obesidad. Asimismo, avalado por la Escuela de Salud Pública de Harvard, en donde obtuve recientemente el grado de PH en Salud y Sociedad. Y también a través de un documento donde es coautor de la HSPH el Dr. Dariush Mozaffarian.

Curiosamente, los resultados de estos estudios y documentos muestran que las dietas más saludables cuestan, en promedio, sólo $ 1.50 más por día – un pequeño precio en comparación tanto a los beneficios agregados para la salud y el ahorro significativo en los costos de salud.

Tal como lees, esta es una diferencia media de precios, sin embargo, las dietas poco saludables aún pueden ser más costosas, y tú de todas maneras puedes crear dietas más saludables que son bastante asequibles. Aquí hay algunas formas de hacer precisamente eso para…

Comer bien para tu cintura y tu cartera

1. Cocinado por ti, hace centavos

La primera regla de ahorro es que tu prepares tu propia comida – todas las comidas – en lugar de comer en restaurantes (incluyendo restaurantes de comida rápida). Las comidas preparadas por uno mismo son casi siempre menos caras, y para una mayor comodidad, intenta cocinar grandes cantidades para que puedas tener las comidas, a partir de allí, que tienes que hacer más tarde en la semana.

¿Otra manera de estirar tu presupuesto?  Es mirar en las cooperativas de alimentos en tu área; convertirse en un miembro puede ayudarte a obtener alimentos saludables a un precio inferior.

2. Minimiza el consumo de carne

Las dietas basadas en plantas y hierbas, (Y viene recomendado desde Génesis) no sólo se consideran óptimas para la salud, sino que también tienden a ser más asequible. Las proteínas animales por lo general cuestan más, así que en lugar de preparar una comida alrededor de la carne, lo que además te hace ganar más grasa en el cuerpo, mejor elige vegetales para tu comida principal, e incorpora la carne con moderación. Aunque todavía tienes la oportunidad de experimentar consumir carne, pero en una proporción que sea más saludable para ti y tu presupuesto.

¿Una ventaja adicional? Los alimentos de origen vegetal como las nueces y los granos enteros tienen una vida útil más larga que la carne, la cual tiende a perecer y descomponerse más rápidamente.

3. Presta más atención y paga menos dinero

Con esto me refiero ahora al cómo comer, descrito en mi libro que te mencioné anteriormente.  Al comer conscientemente, muchas personas encuentran que están satisfechos con menos comida. Comer menos, a su vez, puede traducirse en tener que comprar menos. Así es, mientras pones atención cuando comes y que es excelente para la salud, también tiene un beneficio económico añadido.

En un meta-análisis de 24 estudios acerca del efecto de la memoria en la ingesta de alimentos y la conciencia en el consumo, la evidencia demostró que comer atento puede influir en la ingesta de alimentos. Comer cuando estás distraído produce un incremento moderado en la ingesta inmediata, y aumenta posteriormente aún más la ingesta. Así que cuanto más se presta atención, menos comes – tanto en ese momento, así como más tarde.

Practicar comer conscientemente y minimizar las distracciones, te ahorra dólares.

4. La paradoja de lo procesado

Las grasas, como los frutos secos y las fuentes de proteínas, como pescado y pollo, tienden a costar más, pero muchas veces se puede estar satisfecho comiendo menos de estos porque es “de mejor calidad”. Una manera más sencilla de decirlo es que cuanto mayor sea la calidad, menos comida necesitas para satisfacer tu apetito. Las grasas saludables y las proteínas tienden a ser más llenadoras.

Los alimentos altamente procesados, por el contrario, tienden a crear más hambre. Por lo general los alimentos llenos de azúcar y carbohidratos refinados, los alimentos altamente refinados, como cereales, pasteles, galletas y papas fritas elevan al máximo el azúcar en la sangre y posteriormente entras a un circulo vicioso, lo que aumenta el apetito, y además por lo dulce, incluso después de haber comido .

Así que se prudente al momento de decidir qué comer. Una bolsa de nueces o almendras pueden parecer costosas, pero podría durar fácilmente una semana o más. Una bolsa de papas fritas puede tener un precio más bajo, pero podrías comértela en menos de una hora! Los alimentos procesados ​​pueden parecer menos costosos, pero probablemente vas a comer más rápido – y comer más de ellos.

5. Examina la manera de calcular los costos

La mayoría de la gente piensa en los costos de alimentos simplemente como la cantidad que pagas en la tienda. Sin embargo, es una ecuación más compleja. El costo de los alimentos no se determina en la fila o línea de la caja para pagar – el costo real de los alimentos se calcula mucho más tarde, cuando se examina el impacto en tu salud. Pagar más ahora te puede ahorrar dinero en el futuro, por los costos en médicos y tratamientos.

Mantente atento a las idea de comidas que son saludables y asequibles.

Por Tu Salud

Carlos Correa, MBA / PH. Health and Society

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: