La Obesidad es Contagiosa?


 Cuando me siento a comer con otras personas, me resulta un poco divertido ver su comportamiento. Y no es que sea un policía de la comida, sino porque todos los que me conocen saben que soy un firme defensor de la verdadera comida fresca, natural y del agua como bebida, además que explico y practico el vínculo entre la alimentación y la salud; que cambiar, que comer o que poner en su plato o pedir del menú, y simplemente porque estoy en la mesa junto a ellos. No tengo ningún juicio y no vigilo lo que mis amigos están comiendo, pero parece que mi enfoque en la salud es “contagioso”.

La investigación y estudios recientes de Harvard demuestran que esto es, de hecho, una verdad. Nuestras conexiones sociales tienen una enorme influencia en nuestra salud. Sí, porque tú tienes más probabilidades de ser saludable si tus amigos son saludables y más propensos a tener sobrepeso si tus amigos tienen sobrepeso. Lo más sorprendente es que son más propensos a tener sobrepeso, si el amigo de tu amigo tiene sobrepeso (que es posible que ni siquiera lo sepa). También tienes mayor probabilidad de sentirte feliz si tus amigos, o amigos de tus amigos están felices. Tanto la buena salud y la mala salud son contagiosas, así también la felicidad o la depresión. Tu estado de ánimo afecta a la gente que ni siquiera conoces.

Investigadores de Harvard publicaron un estudio en el New England Journal of Medicine, ” La propagación de la obesidad en una red social por más de 32 años, ” que documenta cómo nuestras conexiones sociales juegan un papel más importante en nuestra salud de lo que imaginamos. Se miraron los datos de Framingham y se encontraron 5.124 amigos con 53.228 conexiones entre 1971 y 2003. Sus hallazgos fueron sorprendentes.

La obesidad parecía estallar en racimos. El 57 por ciento eran más propensos a tener sobrepeso si tenían un amigo que estuviera obeso. Lo que es aún más sorprendente fue que el efecto pareció saltar a otras personas. Un 20 por ciento eran más propensos a tener sobrepeso si el amigo de un amigo tenía sobrepeso y un 10 por ciento más propensos a tener sobrepeso si el amigo de un amigo de un amigo estaba con sobrepeso. Las personas dentro de tres grados de separación de nosotros dan forma a nuestro comportamiento, incluso si nunca los hemos conocido.

Lo que es aún más interesante es algo que ellos llaman la direccionalidad. Si Juan piensa que José es su mejor amigo y Juan gana peso, José ganaría demasiado peso. Pero si Juan no cree que José es su mejor amigo (o sólo un amigo), Juan es menos propenso a ganar peso si José gana peso. Parece, que mientras más te sientas conectado a otra persona más te afectan sus comportamientos.

Este estudio me ayudó a entender que nuestro enfoque para abordar la epidemia de la obesidad, la diabetes y las enfermedades crónicas puede ser al revés porque nos centramos en el individuo. Hablamos de la responsabilidad personal y el autocontrol. Pero ¿cómo podemos saber todas las historias, o si son más propensos a ganar peso si el amigo de un amigo que ni siquiera conozco ha subido de peso. Bueno por lo mismo tenemos que repensar nuestro enfoque de la obesidad y las enfermedades crónicas.

El paciente, por así decirlo, no puede ser una persona, sino la comunidad, una red social de personas que se influyen entre sí. Y esto lo he vivido en mi experiencia personal cuando he ayudado a otros a lograr su peso de equilibrio.

Piensa en el poder de este enfoque. La mayoría de nosotros estamos unidos por tres grados de separación con 1.000 personas, todas las cuales teóricamente podemos hacerlas más saludable y más feliz por nuestro comportamiento. ¿Cómo actúas, lo que comes, si ganas o pierdes peso influirá en el comportamiento de 1.000 personas, la mayoría de los cuales tu ni siquiera los conoces. Esto debería detenerte a pensar y cambiar tu forma de ver el mundo.

Ahora estamos en un punto catastrófico en la historia humana, con más de 1,7 millones de personas con sobrepeso (más de dos veces respecto de las personas que se acuestan con hambre). Tenemos que ver que al igual que la tuberculosis o el SIDA, la obesidad, la diabetes tipo 2 y las enfermedades crónicas también son enfermedades contagiosas y que estamos afectados por el medio ambiente en que vivimos, rodeados de los alimentos industriales tóxicos y de las personas con las que estás conectado. La obesidad es una enfermedad social y necesita una cura social.

Una vez que me di cuenta de esto, se hizo evidente para mí que necesitábamos un enfoque completamente diferente. Tal vez los grupos sociales sean la causa y la cura para nuestra epidemia de obesidad. Por eso, cuando conocí a una persona muy entusiasta, líder de una compañía multinacional que empezó aplicar en cierta manera este concepto con cientos de personas, me uní a ella y empecé a desarrollarlo, aplicarlo y dirigirlo por distintas ciudades de Estados Unidos y algunas ciudades en México, se llamó el “Reto de Perder Peso”, llegamos a reunir a miles de personas que unidas se reunían semanalmente, en grandes o pequeños grupos para apoyarse unos a otros en lograr su meta de bajar de peso. Y si, creamos un experimento social que conseguía que juntos la gente bajara de peso y en consecuencia se sanara. Se diseñó un plan después para tener una vida sana y lo entregamos a través de pequeños grupos y organizaciones de esta compañía. Tuvimos cientos de personas que se inscribían en la primera semana, y en un mes, en conjunto perdían miles de libras.

En mi experiencia se dio que los que hacían juntos el programa, y se mantenían motivados por los demás participantes perdieron el doble de peso que aquellos que lo hacían solos. Los cambios en el comportamiento de este grupo sin duda causó un efecto dominó en la comunidad. Y si hoy observamos alrededor nuestro, los restaurantes comenzaron a ofrecer opciones más saludables, hay mas supermercados que ofrecen alimentos más saludables y así sucesivamente.

El programa como ya dije se llamó, “El Reto de Perder Peso”, y algo que apoyó y motivó mucho a los participantes, fue el libro que escribí en ese entonces; “Un Hombre-Un Entrenador-Un Sueno” que relata la historia de un muchacho al que le ayudé a bajar más de 307 libras de casi 600 libras de peso que tenia. En este libro doy pautas de conducta respecto de la alimentación y un plan de comidas saludables que sirve a muchos grupos como una guía, junto con pláticas y conferencias a líderes, empresas, instituciones, y pastores para llevar este modelo a sus iglesias locales. Puede ser utilizado en cualquier comunidad que desee un mayor bienestar para su gente.

Si hacemos cuentas sobre el efecto de las redes sociales en la salud, considerando los tres grados de influencia y que el comportamiento de cada persona puede afectar a 1.000 personas, todo lo que bastaría sería el 1 por ciento de la población para asumir este cambio, como la teoría de los 100 changos (si fueran las redes sociales correctas)se crearía un punto de inflexión que podría revertir la epidemia de obesidad .

Tenemos que repensar la asistencia sanitaria y poner a las comunidades y los grupos sociales en el centro de la atención sanitaria. Piensa en ello por un momento, como Facebook podría afectar a la salud. Tenemos miles de personas en nuestras comunidades en línea que cambian su vida en común, revertir la diabetes, la pérdida de peso, apoyándose mutuamente y compartir ideas, recetas, sugerencias y aliento.

Tuvimos cientos de personas haciendo este reto y desintoxicando el cuerpo. Es un enfoque de gran alcance para poner fin a la adicción de azúcar y carbohidratos y dar cabida a la salud y bienestar. Se perdieron miles de libras y hubo una notoria reducción de todos los síntomas de todas las enfermedades. Lo que era increíble era que, se propagó esta idea internacionalmente. Y hoy he seguido apoyando esta iniciativa después de casi más de cinco años en México y Estados Unidos. La gente tiene un deseo de pertenecer, un antojo por conectarse a este y otros tipo de grupos. Por eso animo a la gente a conectarse y así recuperar juntos la salud.

Si te sientes inspirado para desintoxicar tu cuerpo, para terminar con tu adicción a la comida, bajar el consumo de azúcar, los antojos de carbohidratos, renovar y reiniciar tu salud, echa un vistazo a mi bestseller “Un Hombre-Un Entrenador-Un Sueno para poner en marcha de inmediato tu programa para bajar de peso.

Por tu Salud

Carlos Correa PH. MBA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: